Información en inglés

¿Qué es una discapacidad intelectual?

Definición de discapacidad intelectual

En Texas, la discapacidad intelectual se define como un estado usualmente permanente que se origina entre el nacimiento y los 18 años. El funcionamiento intelectual general de la persona está considerablemente por debajo del promedio (un coeficiente intelectual de aproximadamente 70 o menos), y su conducta no alcanza el nivel de independencia personal y responsabilidad social que corresponde con su edad y cultura.

La discapacidad intelectual aparece en todas las razas y culturas. Alrededor del 3 % de la población tiene discapacidad intelectual.

La discapacidad intelectual: no es lo mismo que la enfermedad mental

La discapacidad intelectual y la enfermedad mental no son el mismo trastorno, aunque se pueden presentar en la misma persona. A diferencia de una enfermedad mental, la discapacidad intelectual siempre está asociada con una capacidad intelectual limitada, se presenta antes de los 18 años y es un estado permanente. Por el contrario, una enfermedad mental no está asociada con ningún nivel particular de inteligencia, puede presentarse a cualquier edad, y a menudo es temporal y tratable.

Como todas las demás personas, las personas con discapacidad intelectual pueden padecer una enfermedad mental y recibir tratamiento para su enfermedad mental.

Cómo es la vida para las personas con discapacidad intelectual

Sienten las emociones comunes a todos los seres humanos: alegría, tristeza, enojo, aburrimiento, interés. Pueden aprender, adaptarse socialmente y beneficiarse de oportunidades adecuadas de educación, capacitación, atención personal y oportunidades de trabajo.

La escala de la posible discapacidad intelectual normalmente se divide en cuatro niveles, basándose en criterios intelectuales y sociales: leve, moderado, grave y profundo. El nivel de discapacidad intelectual es el factor principal que determina el grado de ayuda externa que necesita la persona con discapacidad intelectual para vivir una vida cómoda y productiva. Las personas con discapacidad intelectual leve a menudo pueden participar con ayuda mínima en la fuerza laboral competitiva y en la vida diaria en la comunidad, mientras que las personas con discapacidad intelectual moderada podrían necesitar más capacitación y apoyo para vivir en la comunidad con éxito.

Las personas con discapacidad intelectual grave o profunda a menudo tienen otras discapacidades que acompañan la discapacidad intelectual. Necesitan más ayuda que las personas con discapacidad intelectual leve o moderada; las personas con discapacidad intelectual profunda necesitan mucha atención física básica o supervisión para vivir.

La mayoría de personas con discapacidad intelectual tienen un nivel de discapacidad intelectual leve o moderado. Pueden vivir y trabajar en la comunidad independiente o semiindependientemente. Las que tienen niveles de discapacidad mental grave o profundo pueden desenvolverse con éxito en la comunidad bajo niveles mayores o menores de supervisión.

Causas de la discapacidad intelectual

La discapacidad intelectual ocurre debido a circunstancias antes del nacimiento, durante el parto o entre el nacimiento y los 18 años de edad que dificultan el desarrollo. Se han identificado más de 200 causas; sin embargo, como todavía se desconoce mucha información sobre la discapacidad intelectual, las causas identificadas representan solo la cuarta parte de todos los casos de discapacidad intelectual.

Las causas que se reconocen con frecuencia son, entre otras:

  • Abuso de sustancias (hoy en día es la causa más común).
  • Ciertas enfermedades que padece la mamá durante el embarazo.
  • Anomalías genéticas.
  • Trastornos metabólicos.
  • Destrucción del tejido del cerebro o interferencia con el desarrollo cerebral.
  • Factores ambientales.

Las enfermedades de la mamá que pueden causar discapacidad intelectual antes del nacimiento son, entre otras, rubéola, sífilis, meningitis y toxoplasmosis.

La anomalía genética más común y conocida es el síndrome de Down, que ocurre en aproximadamente uno de cada 1,000 nacimientos y por lo general ocasiona discapacidad intelectual de moderada a grave.

Muchos de los trastornos metabólicos, algunos de ellos, como la fenilcetonuria (PKU), debidos a factores hereditarios, producen discapacidad intelectual y a menudo también provocan discapacidades físicas graves. Estos trastornos con frecuencia tienen que ver con la incapacidad del cuerpo de usar adecuadamente los nutrientes.

Algunos ejemplos de causas de destrucción del tejido del cerebro o de interferencia con el desarrollo cerebral son hidrocefalia (acumulación de líquido en el cerebro), craneosinostosis (cierre prematuro de los espacios entre los huesos del cráneo), dificultades respiratorias en el parto, inflamación del cerebro debido a una enfermedad o a sustancias tóxicas y traumatismo.

Para muchas personas, el desarrollo se retrasa debido a una mala alimentación, atención prenatal e infantil inadecuadas, malas costumbres de salud e higiene y falta de oportunidades para aprender.

Varios factores pueden presentarse en la misma persona. Por ejemplo, un bebé prematuro es especialmente vulnerable a lesiones cerebrales. Los partos prematuros son más comunes entre las mujeres que no han recibido una atención prenatal adecuada, y a su vez, la atención prenatal inadecuada es más común en grupos poco privilegiados. Las personas de estos grupos tienen más probabilidad de sufrir accidentes, enfermedades y desnutrición, y menos oportunidades para ser estimuladas a nivel sensorial y social.

Cómo prevenir la discapacidad intelectual

Se pueden prevenir algunos tipos de discapacidad intelectual, como los causados por el abuso de sustancias, el cual ocasiona el síndrome de alcoholismo fetal y trastornos relacionados. En otros casos, el tratamiento temprano y apropiado puede reducir la gravedad del retraso en el desarrollo. Se han visto muchos avances en la intervención médica: vacunas para prevenir ciertas enfermedades, dietas y medicamentos terapéuticos, técnicas quirúrgicas y más. También se están logrando avances por medio del programa de Intervención Temprana en la Infancia (ECI) del Departamento de Servicios Auxiliares y de Rehabilitación (DARS), el cual aporta estímulo intelectual, físico y social a los bebés y niños que tienen, o corren riesgo de tener, retrasos en el desarrollo.

Servicios disponibles para la discapacidad intelectual

El Departamento de Servicios para Adultos Mayores y Personas Discapacitadas supervisa una amplia variedad de servicios diseñados para ayudar a las personas con discapacidad intelectual a alcanzar su máximo potencial.

El objetivo de todos los servicios de discapacidad intelectual es prestar a las personas con discapacidad intelectual servicios óptimos para sus preferencias y capacidades. Cada vez más, las personas con discapacidad intelectual pueden recibir capacitación para tener una vida productiva en su comunidad local.

inicio de página

Actualizado: 24-oct-14